Noticia: Reunión en el Parlamento Europeo sobre la estrategia de la biodiversidad


Agregada el 21/1/2021, modificada por última vez el 21/1/2021.


Les recordamos que les remitimos las Conclusiones del XXI Encuentro Empresarial de Organizaciones Pesqueras Expomar. La conclusión referida a la Estrategia de la UE sobre la biodiversidad de aquí a 2030: Reintegrar la naturaleza en nuestras vida, de la Comisión, considera que ha provocado pánico en el sector pesquero y que es una “política de escaparate”, cuyo objetivo parece sólo el de limpiar las conciencias de algunos europeos, y que provocará la destrucción de empresas y empleos en el sector pesquero en la zona de costa
 
El sector está convencido de que persigue objetivos arbitrarios, políticos, sin base científica sin tener en cuenta que la actividad pesquera tiene un impacto menor en la huella de carbono que el resto de actividades alimentarias y marítimas, como la eólica marina, el transporte, minería, petróleo, gas, que prioriza los intereses de las grandes corporaciones sobre el medioambiente, el autoabastecimiento de proteínas a la población y el mantenimiento de las comunidades costeras, lo que pone en riesgo la seguridad alimentaria de Europa e incrementa la dependencia de suministro de pescado de países terceros
 
Se ha celebrado una reunión el 14.1.2020 en la Comisión de Pesca del Parlamento Europeo sobre un Dictamen de opinión referido a esta Estrategia, que se presentará a la Comisión de Medio Ambiente. Es ponente D. Gabriel Mato. Se presentarán enmiendas y se votará el 24 de marzo. Pueden acceder a su versión en español en el siguiente enlace –m.17.55.53-:
https://multimedia.europarl.europa.eu/es/committee-on-fisheries_20210114-1645-COMMITTEE-PECH_vd
 
Mediterráneo.
 
Les recordamos que en 2020 se comenzó a aplicar un estricto plan plurianual. Un parlamentario cuestionó la eficacia de las áreas protegidas del Mediterráneo por ser el mar con peores resultados1. La Comisión por su parte refirió al final los más recientes logros en el Mediterráneo en demersales, aunque el Tribunal de Cuentas pide hacer más para proteger la biodiversidad en el Mediterráneo.
 
Cuestiones Generales.
 
El ponente considera que la Estrategia para la Biodiversidad ignora y demoniza a la pesca mostrándola como la principal enemiga de la biodiversidad y que demoniza el arte de arrastre de fondo, cuando es el uso y no el arte lo que debería importar. La considera una Estrategia necesaria y buena pero con muchas carencias y poco ambiciosa en su conjunto, pues no menciona elementos como el petróleo y otros dañinos.
 
El ponente considera que la pesca contribuye a la seguridad alimentaria, reduce la pobreza, está sujeta a reglas estrictas y en línea con los objetivos del desarrollo sostenible, y que los  profesionales son los guardianes del mar, habiéndose logrado un incremento del 50% de pescado en la mar en 10 años, con un nivel de sobrepesca mínimo histórico en la UE.
 
Consideró que las Zonas protegidas deben ser herramientas para alcanzar objetivos de protección de zonas con valor ecológico, y no meros porcentajes de cierre de espacios, y que las vedas pueden ser compatibles con las actividades pesqueras si hay base científica. Pidió que en la ordenación territorial haya lugar para la pesca y que se continúe con el Plan de Acción para proteger los recursos y los ecosistemas marinos.
 
Ve cómo la Estrategia prevé que el sector agrícola avance hacia el objetivo de la biodiversidad, con revisión continua y ajuste en su caso, y que no lo hace con la pesca, por lo que propuso, para no discriminarla, que la Comisión promueva medidas de protección de los ecosistemas en los Informes que elabore sobre la aplicación del Reglamento de Medidas técnicas.
 
Pidió financiación para ayudar a la transición del sector pesquero, que la Estrategia incorpore previsiones de los pilares social y económico, para mantener la resiliencia de la cadena, y que para garantizar la viabilidad de las pequeñas y medianas empresas, se evalúe con el sector el impacto de la Estrategia. También apoyó al sector acuicultor.
 
Algunos intervinientes apoyaron el informe por ser realista y proteger el suministro alimentario y los ecosistemas, considerando al sector pesquero de la UE el más sostenible del mundo, y proponiendo invertir en artes de pesca innovadores en vez de prohibirlos.
 
Los parlamentarios se manifestaron en favor de las Zonas Marinas Protegidas, por no ser incompatibles con la pesca, aunque un cierre total debe tener base científica con consulta al sector, y propusieron que se utilizaran otros instrumentos de protección, ayudas financieras, con tolerancia 0 con la pesca IUU, y revisar la PPC para ajustar el enfoque ecosistémico y ambiental.
 
Algunos parlamentarios cuestionaron el enfoque del Informe por considerar que debería tener una proyección más medioambiental, aunque mostrándose a favor de la continuidad de los pescadores y de garantizarles los medios de vida.
 
Por su parte la Comisión acogió bien el trabajo de la ponencia, e indicó que tiene en marcha el Informe sobre la aplicación de las medidas técnicas, que servirá de base para las acciones a realizar, señalando que hay prevista financiación del FEAMP y del fondo Horizonte Europa. Se mostró a favor de las reservas estrictas, considerando que el arte de arrastre no es el único dañino.
 
Finalmente el ponente se ratificó en el sentido de su Informe e insistió en que el pescador no es el causante de la situación de los océanos.