Noticia: Real Decreto 550/2020, de 2 de junio, que determina las condiciones de seguridad de las actividades de buceo


Agregada el 29/6/2020, modificada por última vez el 29/6/2020.


Les remitimos copia del Real Decreto 550/2020, de 2 de junio, que determina las condiciones de seguridad de las actividades de buceo. Tiene en cuenta el avance de la tecnología y su incidencia en la seguridad.

Actualiza y unifica la normativa dispersa. Sólo se ocupa de las cuestiones de seguridad marítima exigibles, por las competencias de otros departamentos de la Administración General del Estado y de las Comunidades Autónomas.

Los buceadores pueden acogerse también a los estándares de seguridad europeos e internacionales que consideren más adecuados, reservándose la Dirección General de la Marina Mercante las funciones de salvaguarda de la seguridad marítima y de la vida humana en la mar.

Deroga el Decreto 2055/1969 de actividades subacuáticas, y las Órdenes de desarrollo, como la de 14.10.1997 de normas de seguridad.

Define el Buceo para la extracción de recursos marinos vivos o buceo extractivo, y el Buceo profesional, que incluye el buceo extractivo a partir de 15 metros de profundidad, o con descompresión programada.

El capítulo II tiene normas de seguridad para todas las modalidades, de edad mínima -18 años-, estado físico del buceador, necesidad de formación, obligaciones de las empresas de buceo profesional, escuelas, la planificación de las inmersiones, y normas sobre gases respirados –Anexo II-.

Hace consideraciones para las condiciones atmosféricas y del estado del mar, los estándares de seguridad en el equipamiento de buceadores, la señalización de la actividad de buceo, la distancia de seguridad a respetar por los demás buques, la obligación de embarcación de apoyo a buceadores y las funciones del patrón.

El capítulo III tiene normas de seguridad específicas para entre otros, el buceo profesional y el buceo de extracción de recursos marinos vivos (buceo extractivo).

En el buceo profesional y en el extractivo, la complejidad y el riesgo son muy superiores, por lo que las particularidades de cada operación hiperbárica y los requisitos para desarrollarla, nunca serán inferiores a los de este RD, ni a los de otras normas y estándares de seguridad exigibles para los medios empleados. Se deben observar las previsiones de reconocimientos médicos de aptitud.

Las normas de seguridad del buceo profesional, son las de la Sección 3ª del Capítulo III, arts. 22 a 49, y las normas de seguridad del buceo de extracción de recursos marinos vivos, las de la Sección 5.ª del Capítulo III –arts. 51 a 60-.

En resumen, las normas para el buceo de extracción de recursos marinos vivos - hasta un máximo de 15 metros de profundidad y sin descompresión programada- son:

Se debe disponer de embarcación en superficie, para traslado, recuperación, ayuda y auxilio de las inmersiones, pudiendo el capitán marítimo por resolución motivada, eximir o condicionar el uso de la embarcación de apoyo si a su criterio es innecesario o supone un peligro mayor del que se pretende evitar.

El Jefe de equipo dirige los trabajos, evalúa, planifica, supervisa y realiza control presencial. Debe constar por escrito su designación. Será un buceador con la cualificación adecuada y aprobará un plan de inmersión evaluando el riesgo de cada operación

Sólo podrá realizarse en condiciones meteorológicas que permitan el despliegue y recogida segura de los buceadores a bordo de la plataforma de apoyo, y si las condiciones de visibilidad en el agua permiten a los buceadores identificar visualmente las obstrucciones y peligros alrededor de la zona de trabajo.

Sólo podrán utilizarse herramientas manuales o autónomas, cuya unidad de potencia no esté en superficie.

No se realizarán inmersiones: 1.º Nocturnas. 2.º En espacios confinados. 3.º Cuando no esté libre el ascenso directo a superficie. 4.º En aguas contaminadas.

La exposición máxima diaria al medio hiperbárico en el buceo extractivo no podrá exceder de 180 minutos, incluida la fase de compresión, estancia en el fondo y ascenso a superficie. Las inmersiones sucesivas en la jornada computan en el tiempo total permitido y no podrán excederlo. En inmersiones que no superen los 10 metros en toda la jornada, la exposición máxima diaria podrá ampliarse hasta los 300 minutos.

Se dispondrá de oxígeno normobárico en el lugar de trabajo para los buzos que lo requieran.

El personal mínimo en el buceo extractivo en técnica de autónomo será de tres miembros: un jefe de equipo y una pareja de buceadores en el agua, manteniendo contacto visual entre ellos que podrá incrementarse a tres buceadores en el agua dependiendo de la valoración de riesgos. El equipamiento mínimo es el del anexo III. 3.1.

El personal mínimo en el buceo extractivo en técnica de suministro de superficie será de tres miembros: un jefe de equipo, uno o dos buceadores en el agua y un buceador de seguridad, preparado para intervenir en todo momento, que no será necesario si hay dos buceadores en el agua. Podrá incrementarse hasta tres buceadores en el agua dependiendo de la valoración de riesgos. El equipamiento mínimo es el del anexo III.3.2.

Las personas físicas o jurídicas pondrán en conocimiento de la Dirección General de la Marina Mercante el ejercicio profesional de entre otras, las actividades realizadas en las modalidades de buceo extractivo y profesional.

Buceo libre o en apnea para el buceo profesional y el buceo extractivo. El artículo 5.c lo prohíbe, aunque la Disposición transitoria cuarta lo permite 10 años relacionando las condiciones, hasta su prohibición definitiva.

rd 550 buceo normas seguridad
Descargar .pdf →